Can I bring a firearm with me?

  1. Los pasajeros mayores de 18 años tienen permitido llevar armas de fuego, municiones y piezas de armas de fuego en el equipaje documentado en vuelos nacionales dentro de EE. UU., pero no tienen permitido portarlas en los vuelos. Para asegurarte de que tu arma de fuego o municiones lleguen al mismo lugar que vas, llévalas en una maleta documentada. De otro modo, las confiscarán en seguridad.
  2. No se permite ningún tipo de arma de fuego o municiones en vuelos internacionales, ni siquiera en el equipaje documentado.
  3. Todas las armas de fuego deben estar descargadas al momento de viajar.        
  4. Cuando hagas el check-in, no olvides declarar que llevas un arma de fuego en tu maleta al representante de servicio al cliente en el mostrador de boletos.         
  5. Tu arma de fuego debe estar en un contenedor (o maleta) rígido con traba o en un estuche para armas rígido con traba. El contenedor debe poder trabarse bien y solo tú tienes que poder destrabarlo (en ocasiones, un agente de la TSA deberá examinar el arma de fuego, en cuyo caso tendrás que dar la combinación o llave del estuche al personal de seguridad).  
  6. Un pasajero tiene permitido registrar hasta 11 libras de municiones.
  7. Todas las municiones deben estar bien guardadas en el empaque original del fabricante, una caja de fibra (como cartón), madera o metal, u otro empaquetado especialmente diseñado.
  8. Las municiones pueden llevarse en cargadores o peines si la parte expuesta está cubierta o sellada (por ejemplo, sellada con cinta aislante) o si el cargador/peine se coloca dentro de un sobre, caja, funda o bolsa con cordel. Todas las municiones deben estar sujetas.
  9. Las municiones se pueden empacar en el mismo estuche rígido y con traba del arma de fuego, siempre y cuando estén embaladas como se indica.
  10. La pólvora negra y las cápsulas fulminantes que se usan con las armas de fuego que funcionan con pólvora negra están prohibidas en el equipaje de mano y documentado.  

Nos tomamos muy en serio la seguridad y protección de nuestros pasajeros y empleados. Estos requisitos normativos se cumplen al pie de la letra para ayudarnos a mantener un entorno seguro. Cualquier persona que infrinja estas reglas puede enfrentarse a una acción penal y a la imposición de sanciones civiles de hasta $10,000 por violación.